Murió Manuel Antonio Noriega, el último dictador militar latinoamericano, apoyo de la CIA por años. En enero de 1990, su escenográfica entrega a los soldados de USA, que habían invadido Panamá para capturarlo, después de trece días de permanencia en la Nunciatura. Hace dos años, desde la prisión, había pedido excusas a las víctimas de su régimen.

Fuente: Città Nuova