mppu international

twitterfacebook

Punto de vista

Por: César Guzmán-Barrón Sobrevilla (desde Perú)

Cambio de presidente en Perú

“La corrupción no ha sido esporádica, sino sistemática, enraizada en las estructuras de la sociedad. Existe una conexión entre ella y el desarrollo frustrado, con pérdidas económicas de entre el 40 y 50 % de las posibilidades de desarrollo en el largo plazo”

08- tapa Carlos Daniel Gomero Correa

En su obra Historia de la corrupción en el Perú, el historiador peruano Alfonso Quiroz, cuyo análisis comprende desde la colonia (1750) hasta el 2012, afirma que la corrupción no ha sido algo esporádico, sino más bien sistemático, enraizado en las estructuras de la sociedad. Y como resultado del análisis que realiza demuestra que existe una conexión entre el desarrollo económico frustrado y los niveles de corrupción. Asimismo, los costos económicos e institucionales que genera la corrupción inciden en una población empobrecida, teniendo un fuerte impacto en la gobernabilidad, política y el desarrollo del país1.
Sin duda, la corrupción ha existido y existe como parte de la vida cotidiana en Perú, lo que deriva en un doble efecto el daño moral a la población en general y el alto costo económico que incide en la pobreza en un país como el nuestro, que cuenta con tantos recursos naturales. En cuanto al alto costo de la corrupción según cálculos estimados por el citado Alfonso Quiroz entre 1820 al 2000, las sucesivas olas de corrupción “podrían haber implicado el desvío o la mala asignación de fondos equivalente a un promedio entre 30 y 40 % de los gastos gubernamentales, y de entre 3 y 4 % del producto bruto interno (PIB). Estas pérdidas representarían entre el 40 y 50 % de las posibilidades de desarrollo del país en el largo plazo (considerando que para que este tenga lugar, debe alcanzarse un crecimiento sostenido de entre el 5 y el 8 % del PBI)2”.

Advertencia del Papa Francisco
En su visita al Perú en enero 2018, en una de las actividades programadas en Palacio de Gobierno, el Papa Francisco aprovechó la oportunidad y la presencia de autoridades para referirse a este tema y al respecto dijo: “La corrupción, cuánto mal le hace a nuestros pueblos latinoamericanos y a las democracias de este bendito continente ese virus social, un fenómeno que lo infecta todo, siendo los pobres y la madre tierra los más perjudicados”. Asimismo, precisó que para luchar contra ello es necesario una mayor “implicación y mayor cultura de la transparencia entre entidades públicas, sector privado y sociedad civil. Nadie puede resultar ajeno a este proceso”.
Sin embargo, no fueron las únicas frases que dejó el Papa sobre este “virus social” como llamó a la corrupción. Aquí una breve lista con sus mensajes más resaltantes (algunos, en encuentros más privados como con los obispos) sobre esta amenaza para el país y que, para ser consecuentes, deberían ser tomadas en serio por políticos y autoridades de un Perú que se reconoce mayoritariamente católico, y que sin duda ha tenido como una de sus consecuencias la reciente renuncia del Presidente Pedro Pablo Kuczyinski:
“El problema de la crisis política es no sólo del Perú sino de toda Latinoamérica (…). Hoy podemos hablar que gran parte de Latinoamérica sufre en su política una gran decadencia debido en parte a la corrupción”; “Hoy está de moda hablar de Odebrecht, pero es apenas un botón de muestra”.; “¿Qué pasa en Perú que cada vez que sale un presidente lo meten preso? (…) El sistema llama la atención”.
Y a ello hay que añadir los destapes recientes de la vinculación del expresidente Pedro Pablo Kuczyinski sobre todo en la época que fuera ministro de Economía y Finanzas, que han devenido en que una vez, que renunció, la Fiscalía dispusiera su interdicción a salir del país y el allanamiento de sus propiedades en Lima, con el fin de buscar pruebas. El Pontífice fue fuerte cuando afirmó “la corrupción es la destrucción de la persona”; “La política está enferma, está muy enferma. Hay excepciones. Pero, en general, está más enferma que sana” y “Todos somos pecadores (…) pero intentamos no volver a hacerlo. Yo al pecado no le tengo miedo, le tengo miedo a la corrupción, que te va viciando el alma y el cuerpo”.

Retos y oportunidades
Sin embargo, el Pontífice también nos señaló “La corrupción es evitable y exige el compromiso de todos”. Ello implica nuestra respuesta en la integridad personal de nuestra vida; en la Incorporación del tema en nuestra formación; en la concientización de la población sobre daños irreparables de la corrupción y en los beneficios de enfrentarlo e incluso en la denuncia de actos de corrupción.
En cuanto al sector público resulta fundamental limpiar el sistema, establecer parámetros para la elección de funcionarios públicos, promover e implementar una fiscalización efectiva.
En relación a las posibles medidas a tomar, entre otras, deben aplicarse mecanismos como el denominado “compliance” en todas las entidades públicas, así como la calificación ISO 37001 sobre sistema anti-soborno, hace falta materializar la “muerte civil” de funcionarios corruptos, establecer como obligatoria una cláusula anticorrupción en contratos públicos.
En cuanto al sector privado, debería promover la responsabilidad cívica, profesional y social, la identificación de las fuentes de corrupción, así como promover la colaboración gremial para una autorregulación de los agentes económicos y adoptar medidas como excluir de los gremios a las empresas corruptas y promover la utilización de estándares como el ISO 37001.
A la sociedad civil también le corresponde tomar conciencia de esta situación para no ser parte de ella, establecer mecanismos de vigilancia ciudadana de la gestión pública y promover un sistema de recompensas y protección para ciudadanos que denuncien corrupción.
De igual forma, en el sector público son esenciales −como lo mencionó el nuevo presidente, Martín Vizcarra− voluntad política, funcionarios probos y capacitados, así como contar con un sistema y plan efectivo e integral de lucha anticorrupción.

Fuente: ciudadnueva.focolar.org.uy

____________________________

1 Quiroz, Alfonso W., Historia de la corrupción en el Perú. Instituto de Estudios Peruanos. Lima, 2013. Pág. 25-29.
2 Op. Cit. pág. 425-426.

condividi questo articolo

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
 Genfest2018

6-7-8 LUGLIO 2018

MANILA-FILIPPINE

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.