mppu international

twitterfacebook

Punto de vista

21.05.2018 - Olivier Turquet

Fonte: www.pressenza.com

 

Atlante delle Guerre: sempre dalla parte delle vittime

El Atlas de las Guerras está en su octava edición y es una herramienta indispensable para aquellos que quieren estudiar el fenómeno de la guerra. Pero Atlas de las Guerras no es sólo un libro, sino también un sitio (socio de Pressenza) y muchas otras cosas. Hablamos de ello con Emanuele Giordana, que apoya, como director editorial del sitio, el trabajo de la Asociación Paralelo 46 fundada y dirigida por Raffaele Crocco, que es el editor del periódico en línea.

No sólo un atlas, ¿puede dar una visión general de su propuesta global?

El Atlas impreso y el sitio web atlanteguerre.it son dos caras de la misma moneda. El Atlas es una herramienta de estudio y consulta. El sitio, además de la sección que permite leer las antiguas ediciones en papel en versión online, es un lugar de reflexiones que, de alguna manera, actualizan cada día la edición en papel que sale una vez al año. El mundo, incluso el mundo de las guerras, corre rápido y por lo tanto era necesario acompañarlo con una página web, un diario que estuviera a la altura de la evolución de los conflictos y de las situaciones de crisis que pueden convertirse en una guerra. En la redacción están Alice Pistolesi, que se ocupa de los dossiers semanales de los martes, y Andrea Tomasi, que también produce la transmisión “Caravana”, actualizaciones diarias. Beatrice Taddei Saltini, una de las columnas con Raffaele Crocco de todo el proyecto, es la persona que se ocupa de la relación entre el papel y la web. Giorgia Stefani tiene un papel de coordinación general (y fundamental) y Daniele Bellesi, que se encargó de todo el diseño gráfico del Atlas y del sitio, es la persona que logró traducir gráficamente una actualización sobre los conflictos. Finalmente hay una serie de colaboradores permanentes, jóvenes y llenos de ideas: Elia Gerola y Lucia Frigo – que siguen la parte social – Edward Cucek, Claudia Poscia y Teresa Di Mauro que están en todo el mundo… Los menciono a todos porque el sitio es un trabajo colectivo y no sólo un conjunto de colaboraciones. Por lo que respecta al Atlas impreso, las tarjetas se confían a expertos del sector que, en cualquier caso, nos aportan una contribución incluso durante el año. No creo que me equivoque cuando digo que más de cincuenta personas trabajan en este proyecto.

Un atlas de guerra para los estudiosos, pero que se pronuncia sobre los conflictos, ¿cómo surgió y cómo se desarrolló esta iniciativa?

Me gustaría responder brevemente con la frase que más nos caracteriza y que es lo que somos: “Reclamamos el derecho a ser partidarios, es decir, parciales. Estamos y siempre estaremos en contra de la guerra”. En resumen, queríamos hacer una elección de rigor profesional – para ser imparciales en la información de las noticias – pero para conservar el derecho de no ser neutrales. Permanecer siempre del lado de las víctimas.

Una iniciativa que comienza de abajo hacia arriba y no depende de una gran financiación institucional. ¿Cómo funciona el Atlas? ¿Qué se puede hacer para apoyarla?

Puedes hacer pagos individuales desde el sitio, pero también participar ofreciendo colaboración voluntaria. Luchamos por conseguir financiación para algún proyecto, pero es obvio que el dinero nunca es suficiente si se intenta trabajar con calidad y, tan pronto como sea posible, aumentar el número de empleados. Sin embargo, incluso un pago de 10 euros puede ayudarnos a seguir adelante.

La sensación es que existe una estrecha relación entre el volumen de negocios de la industria bélica y las guerras en curso: ¿cree usted que es posible rastrear esta relación?

Estamos tratando de hacerlo, aunque se trate de un trabajo complejo y no sólo de carácter industrial. También es una cuestión cultural porque muchos todavía creen que las guerras son necesarias. También estamos trabajando para cambiar esta perspectiva.

Tratar las guerras desde un punto de vista pacifista, ¿es posible ver el momento en que las guerras dejarán de ser parte de la construcción de la Humanidad?

Es un viaje cuesta arriba inevitablemente con un objetivo lejano, pero no imposible. La guerra sigue estando muy extendida, pero, afortunadamente, cada vez causa menos víctimas. Y el movimiento por la paz, por mucho que uno lo entienda, es mucho más grande de lo que uno podría pensar. No voy a ver un mundo sin guerras lo más probable, pero estoy seguro de que cada cucharadita con la que uno trate de vaciar el mar servirá incluso en una tarea que parece imposible. Y que por ahora tal vez se limite sólo a frenar la fuerza de las olas…

Estudios recientes de neurociencia han excluido la “naturalidad” de la violencia en los seres humanos: ¿podemos dar, incluso de la mano, un mensaje de esperanza a las nuevas generaciones?

El mito del guerrero es duro de borrar, al igual que la desigualdad frente a los derechos universales, la limitación del acceso a los bienes primarios y la distribución desigual de la riqueza. Pero veo que se están desarrollando muchas tendencias positivas que dependen de una mayor difusión de la información, de nuevas herramientas que permitan organizar luchas y protestas contra las patentes injusticias, del hecho de que hoy es más fácil ir a la escuela y por lo tanto es más fácil desarrollar un sentido crítico porque estudiar significa conocer y tener más herramientas para entender, juzgar y reaccionar. La nueva conciencia ambiental también se está moviendo en la dirección de un respeto cada vez mayor no sólo por el hombre sino también por el mundo animal y vegetal. Hay guerras por el agua, contra la explotación sin sentido de la tierra, por un mayor control de la cadena de suministro de alimentos y por una mayor atención a la forma en que los animales que (todavía) alimentamos viven. Estas son señales y, al final, siempre tienen que ver con conflictos. Superar la guerra como instrumento de negociación llevará años, pero estos signos dan esperanza. ¿Puede el hombre vivir en paz, recibir, compartir y dejar el garrote en el sótano? Creo que sí. Yo diría que tengo una especie de certeza básica de que vamos en esa dirección. Veo un mundo en el que la guerra sólo será un evento de museo para recordarnos que, en el pasado, en lugar de hablar entre nosotros, solíamos matarnos unos a otros. ¿Utopía? Las utopías cambian el mundo. Y nunca debes dejar de soñar.

 

condividi questo articolo

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
 Genfest2018

6-7-8 LUGLIO 2018

MANILA-FILIPPINE

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.