mppu international

twitterfacebook

 

Chiara Lubich: "para que el terrorismo se apague y desaparezca... una comunión de bienes más equilibrada".

video

Breve extracto del discurso de Chiara Lubich a la Cámara de los Comunes, Westminster, Londres, 22 de junio de 2004: "Libertad, igualdad… ¿qué fin tuvo la fraternidad?"

... Pocas veces como en este tiempo nuestro planeta ha sido y es atravesado por la desconfianza, por el temor, incluso por el terror: basta recordar el 11 de setiembre del 2001 e, incluso más cerca, el 11 de marzo del 2004, sin olvidar los cientos de atentados que en estos últimos años han nutrido la crónica cotidiana. El terrorismo: una calamidad tan grave como -por lo menos- las decenas de guerras que siguen ensangrentando nuestro planeta. ¿Y cuáles son sus causas? Muchas. Pero no se puede dejar de reconocer que una de las más profundas es el desequilibrio económico y social que existe en el mundo entre los países ricos y los países pobres. Desequilibrio que genera resentimiento, hostilidad, venganza, favoreciendo de este modo el fundamentalismo que germina más fácilmente en un terreno semejante. Ahora bien: si las cosas están así, para que el terrorismo se apague y desaparezca, la guerra ciertamente no es una respuesta, es necesario buscar los caminos del diálogo, caminos políticos y diplomáticos. Pero tampoco es suficiente; hace falta generar más solidaridad en el mundo, y una comunión de bienes más equilibrada. Sin dejar de lado que son aún más numerosos los temas candentes que interpelan la política, tanto en la dimensión nacional como en la internacional. Incluso en el mundo occidental el modelo mismo de desarrollo económico está indudablemente en crisis, una crisis que exige no solamente algunos ajustes, sino un replanteo global para superar la recesión en curso. El avance irrefrenable de la investigación científica no puede continuar sin que se garanticen la integridad y la salud de la especie humana y de todo el ecosistema. El reconocimiento de la función esencial de los medios de comunicación en el mundo moderno debe encontrar reglas eficaces frente a las exigencias específicas de promoción de los valores y la defensa de las personas, de los grupos y de los pueblos. Otra cuestión fundamental surge de la necesidad de defender y valorizar la riqueza que se origina por las distintas proveniencias étnicas, religiosas, culturales, incluso en el horizonte de los irreversibles procesos de la globalización en acto. Estos desafíos, que se nos presentan como algunos de los más grandes de la actualidad, reclaman con insistencia la idea y la práctica de la fraternidad, y teniendo en cuenta la vastedad del problema, de una fraternidad universal. ...

envianos un minivideo realizado con tu Smartphone

descargar la guía con las notas prácticas para GRAVAR con el teléfono inteligente

 

Chiara Lubich: "La política es el amor de los amores".

mppu

Breve extracto del discurso de Chiara Lubich a Innsbruck (Austria), 9 de noviembre de 2001: "El espíritu de la fraternidad en la política, como llave de la unidad de Europa y del mundo ".

...Y la respuesta a esa vocación política es en primer lugar un acto de fraternidad: no se entra en este campo, de hecho, sólo para resolver un problema, sino que se actúa en vista de algo público, que interesa a los demás, deseando su bien como si fuera propio. Este modo de vivir permite al político escuchar con atención a los ciudadanos, conocer sus necesidades y recursos; lo ayuda a comprender la historia de su ciudad, a valorar el patrimonio cultural y asociativo: de ese modo logra entender, poco a poco, su verdadera vocación y mirar hacia ella con seguridad para trazarle el camino. La función del amor político, de hecho, es el de crear y proteger las condiciones que permiten florecer a todos los otros amores: el amor de los jóvenes, que desean casarse y necesitan una casa y un trabajo, el amor de quien quiere estudiar y necesita escuela y libros, el amor de quien se dedica a su empresa y necesita caminos, ferrocarriles, normas seguras… La política es el amor de los amores, que reúne en la unidad de un proyecto común la riqueza de las personas y de los grupos, permitiendo a cada uno realizar libremente la propia vocación. Pero hace también que colaboren entre ellos, haciendo encontrar las necesidades con los recursos, las demandas con las ofertas, infundiendo en todos la confianza de los unos en los otros. La política se puede comparar al tallo de una flor, que sustenta y alimenta el continuo brotar de pétalos de la comunidad. ...

envianos un minivideo realizado con tu Smartphone

pdf descargar la guía con las notas prácticas para GRAVAR con el teléfono inteligente (29 KB)

 

Chiara Lubich: "amar la patria ajena... como la propia".

video

Breve extracto del discurso de Chiara Lubich a Palacio de las Naciones Unidas, Nueva York el 28 de mayo de 1997:"Hacia la unidad de las naciones y la unidad de los pueblos".

...Hombres y mujeres de casi todas las naciones del mundo, lenta pero decididamente intentan ser, por lo menos allí donde están, semillas de un pueblo nuevo, de un mundo de paz, más solidario, sobre todo, con los más pequeños, los más pobres; semillas de un mundo más unido. Por esta espiritualidad sentimos el deber de dar nuestra contribución también aquí, en esta “casa” de encuentro entre los pueblos, para apoyar con un suplemento de alma los esfuerzos que se llevan a cabo para hacer de la ONU un instrumento adecuado a las expectativas de la humanidad. Por otro lado, los protagonistas de la vida internacional coinciden en la necesidad de profundizar el sentido de la reciprocidad, uno de los puntos fundamentales de las relaciones internacionales, que también está en la base de nuestra espiritualidad y, por consiguiente, de nuestro obrar. Reciprocidad que requiere superar antiguas y nuevas lógicas de esclavitud, estableciendo, en cambio, relaciones con todos, como el amor verdadero exige; que requiere que se tome la iniciativa, sin condiciones, ni pretensiones; que conduce a considerar al otro como a sí mismo y, por tanto, a pensar desde esta línea cualquier iniciativa: el desarme, el desarrollo, la cooperación. Una reciprocidad capaz de llevar a cada protagonista de la vida internacional a “vivir el otro”, sus necesidades y sus capacidades, no sólo en las emergencias, sino a compartir cotidianamente la existencia. La paz, como testimonian las finalidades y las actividades de las Naciones Unidas, tiene nombres nuevos y requiere en primer lugar un esfuerzo que la ONU, con vuestra especial contribución y la de todos, puede apoyar: superar la categoría del enemigo, de cualquier enemigo. Excluir la guerra no basta, hay que crear las condiciones para que cada pueblo sienta que puede amar la patria ajena como la propia, en un intercambio recíproco y desinteresado de dones. Que Dios, Padre de todos, fecunde nuestros esfuerzos, y los esfuerzos de los que trabajan en favor del gran objetivo de la paz...

envianos un minivideo realizado con tu Smartphone

pdf descargar la guía con las notas prácticas para GRAVAR con el teléfono inteligente (29 KB)

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.